Tel: 915 69 44 99 - 671 33 91 95 / Urgencias: 913 613 848 info@admicorcho.es
Con permiso… ¿se puede derribar?

Con permiso… ¿se puede derribar?

Hackeos domésticos: ¿Se puede tirar un tabique sin pedir licencia?

fuente: idealista.com

Si estás pensando en darle un aire nuevo a tu casa, como cambiar la distribución de las habitaciones, quizás te convenga saber de antemano si la obra necesita o no del permiso de tu Ayuntamiento. Para evitar problemas posteriores, acércate a preguntar: la situación varía en función de si vas a derribar un muro de carga o un simple tabique.

Renovarse o morir: a todos nos gusta darle un aire nuevo a nuestras vidas. Ya sea con el vestuario, en los automóviles, en los muebles y cómo no, en la casa. Y no nos referimos simplemente a la decoración o a la pintura de las paredes, sino a la distribución de la misma. ¿A que es tentador hacer una obra, redistribuyendo los espacios y estrenar casa nueva pero sin haber salido de ella? Claro, a cualquiera le puede apetecer. Pero puede que a la hora de hacerlo te surjan dudas y ahí va una importante: para tirar un tabique, por ejemplo, ¿tienes que pedir licencia de obra al Ayuntamiento? ¿O podemos derribar cualquier tipo de pared?

Vayamos por partes porque pueda ser que a todos alguna vez nos apetezca hacer de arquitectos modificando elementos divisorios pero ojo, que hay que tener información mínima sobre los mismos. ¿Cuáles son estos elementos?

“Se llaman divisorios porque dividen o delimitan las estancias, pero debemos tener en cuenta que, aunque a simple vista todas las paredes son iguales, no es así realmente. El primer indicativo es el espesor que tenga. A mayor espesor, mayor probabilidad de que sea un elemento de la estructura”, explica Pablo García, de Atrezo Arquitectos.

Y añade: “También influyen los materiales con los que estén hechas ya que no es lo mismo de ladrillo que de entramado autoportante conocido como pladur. ¿Y en qué influye? Pues principalmente en la absorción acústica y el aislamiento térmico, parámetros necesarios para el cumplimiento de normativas”.

Analicemos ahora otro elemento importante, la diferencia entre paredes o muros de carga y tabiques. “Los muros de carga (muros portantes o estructurales) soportan el peso de parte de la estructura. Sobre ellos descansan vigas y viguetas que soportan los forjados superiores. Suelen tener un espesor superior a 15 centímetros dependiendo del tipo de ladrillo empleado en su construcción. Los tabiques sin embargo, son simples elementos de división, construidos normalmente con ladrillos de poco espesor. No soportan cargas”, explica García.

Y vamos con el tema de derribos: si se tratara de derribar un tabique (que no soporta cargas) es algo sencillo y que no afecta a la estructura. En cambio, derribar un muro de carga o portante resulta una operación mucho más delicada pues estamos interviniendo sobre un elemento estructural del edificio. “Si bien para derribar un muro de carga debemos solicitar un permiso de obra mayor al Ayuntamiento y encargar un proyecto de obra a un técnico competente, para derribar un tabique no es necesario proyecto arquitectónico, aunque sí solicitar un permiso de obra menor, como cuando se reforma una cocina o un baño”, explica el arquitecto.

Pero en algunos municipios no es necesario pedir permiso para obras menores. Entonces, ¿puedo derribar el tabique sin pedir esos permisos? La respuesta es NO. “Debemos tener en cuenta que la simple demolición de estos elementos varían la distribución y por lo tanto, puede afectar a los recorridos de evacuación en caso de incendios, infringir la norma de habitabilidad por tener superficies inferiores a las mínimas o confundir una simple división con una parte de la estructura. En resumidas cuentas, aunque se tramite como obra menor en todos los municipios, hay que pedir permiso o comunicar al Ayuntamiento que vamos a cambiar la distribución y eliminar estos elementos para no tener problemas posteriores”, finaliza.

En Administraciones Corcho usted dispone de un Servicio de Asesoría Jurídica que puede asesorarle y ayudarle en sus cuestiones legales como arrendador o arrendatario.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Una casa desordenada te puede desanimar

Una casa desordenada te puede desanimar

Cómo limpiar para reducir el ESTRÉS y la ANSIEDAD

fuente: (Architectural Digest) revistaad.es

El desorden en casa es a menudo una de las consecuencias inmediatas de un estado anímico bajo. Y muchas veces también la causa o al menos una de ellas. Con estas ideas, limpiar será sinónimo de sanar.

Con frecuencia, el aspecto de nuestra vivienda es un reflejo de nuestro estado de ánimo. Si tu vida es un caos, es complicado que tu casa esté impoluta. Y viceversa. Sabemos que los procesos emocionales llevan su tiempo, pero ¿y si los afrontas por el otro vaso comunicante? Ordenar la casa puede ser un atajo en tu lucha contra la ansiedad. Una investigación publicada en The Personality and Social Psychology Bulletin analizó los niveles de cortisol, la hormona del estrés, en 60 mujeres participantes. Las que describieron sus hogares como desordenados y estresantes estaban más deprimidas que aquellas que los definían como ordenados y acogedores, y tenían mayores picos de cortisol a lo largo del día. Una casa ordenada ayuda a tener una mente despejada. Y así es como se consigue.

1. No te lo tomes muy en serio
Si vas a limpiar para rebajar la ansiedad, no tiene demasiado sentido que la propia limpieza te estrese. Olvida esos anuncios en los que las visitas inesperadas nos van a juzgar por la cantidad de polvo acumulado. Ahora vamos a afrontar la tarea con tranquilidad, sin prisas, ni expectativas. El objetivo no es un salón de revista, sino el disfrute que puede provocar el proceso.

2. Rompe el círculo
Estamos deprimidos, abandonamos el cuidado de la casa. La casa caótica nos hace sentir culpables y autocastigarnos pensando en por qué no somos capaces de tener la casa en orden. Nos deprimimos. Sal de esa espiral que, de entrada, es absurda: cuando las cosas no están limpias no nos relajamos, al contrario.

3. Con todos los sentidos
Elige cualquiera de nuestras playlistsmúsica para limpiarcanciones que hablan de decoración o melodías para una casa elegante. Lo importante es que te motiven y te reconforten. No solo el oído debe estar mimado durante la limpieza terapéutica. El olfato y la vista también quieren unirse a la fiesta. Se consigue con toda la luz natural que puedas conseguir: su presencia está estrechamente relacionada con el estado anímico, así que sube persianas y corre cortinas. En este artículo te damos todas las claves para conseguirlo. También hay que abrir las ventanas: las casas necesitan ventilarse a diario al menos durante 5 minutos. Deja que la energía fluya. Y con un difusor de aromas con aceites esenciales como menta o eucalipto conseguirás alargar la sensación de purificar el aire.

4. Elemental, querida Kondo
«¿Esto me proporciona alegría?». El método KonMary de la japonesa Marie Kondo propone que nos preguntemos esto acerca de cada objeto de nuestro hogar. Descubriremos que podemos prescindir de aproximadamente el 70 por ciento de nuestras pertenencias. ¿Qué sentido tiene que siga en tu salón la horrible silla de tu ex, o el regalo de esos familiares a los que no soportas? En este artículo te contamos todo lo que puedes hacer con lo que ya no quieres.

5. ¿Por dónde empiezo?
Cuando toda la casa está sumida en el caos, el problema es precisamente que limpiar puede suponer más caos temporalmente si, por ejemplo, vaciamos el armario para organizarlo en profundidad. Afrontar una tarea titánica puede ser demasiado abrumador, por eso los organizadores profesionales recomiendan empezar por la zona de la colada: si podemos poner la lavadora a todo gas y tender sin estorbos, todo irá sobre la marcha. Te ayudará tener cestos de ropa sucia distintos para la ropa negra, blanca y de color.

6. El orden del orden
Tras tu hermosa lavandería, las estancias deben ser organizadas en este orden: primero la cocina, después el baño, a continuación el dormitorio y por último el salón. Las dos primeras habitaciones son las mas agradecidas y las que más higiene necesitan por cuestiones sanitarias. Y son zonas de agua, así que la presencia del líquido elemento te ayudará a relajarte. El dormitorio solo puede estar perfecto cuando las sábanas han pasado por lavandería y el baño está listo; y el salón, al ser la zona de paso donde se acumulan correspondencia, bolsos de la calle y las compras, es mejor que sea lo último en ser limpiado: aquí es donde confluyen todos los estorbos y querrás depositarlos en su habitación correspondiente previamente ordenada.

7. La despensa es el mejor gimnasio
En su nuevo libro Does This Clutter Make My Butt Look Fat? (¿Este desorden me hace el culo gordo?), el organizador profesional Peter Walsh afirma rotundamente que hay una relación directa entre la grasa de nuestra silueta y el caos de nuestra casa. Aplica los principios del diseño adelgazante que te contábamos en este artículo y descubrirás cómo una casa ordenada es la más completa sala de máquinas.

8. Y el orden, la mejor medicina
Según este artículo de Psychology Today, no solo nuestra salud mental se ve comprometida cuando nuestra casa es caótica, también aumenta las probabilidades de sufrir cansancio, dolor de cabeza, molestias gastrointestrinales y el resto de manifestaciones fisiológicas de la ansiedad. Cuando tu encimera esté despejada comprobarás una mejoría evidente. Solo tienes que seguir las instrucciones de este artículo.

9. Cómo ganar 20 minutos al día
Pierdes las llaves. No encuentras la cartera. No te acuerdas de dónde dejaste los zapatos. Si tu casa es un desastre seguramente perderás a diario un tiempo increíblemente precioso. Y ojalá simplemente lo desperdiciaras, ya que en realidad son varios minutos de rabia y tristeza. Puedes acabar con ese círculo vicioso con un recibidor disciplinado, en el que siempre esté todo en orden y todo tenga su lugar.

10. Mantén lo conseguido
Una vez que hayas conseguido santificar tu hogar, las rutinas de los gurús del orden deben ser las tuyas: 15 minutos diarios de repaso, nada de comprar si antes no has tirado algo y rodearte solo de cosas bellas que sean fáciles de mantener organizadas.

Sobre Administraciones Corcho:

Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.

Vivir en un local comercial

Vivir en un local comercial

fuente: www.lainformacion.com

El precio de los pisos obliga a los jóvenes a buscar locales comerciales para vivir

En Barcelona se ha producido un incremento del 66% en la reconversión de estos inmuebles, mientras que en Madrid roza el 35%.

La recuperación del precio de la vivienda es ya más que un hecho en España. Los pisos se encarecieron un 4,5% el año pasado. Esto de media, porque en las grandes ciudades los inmuebles subieron incluso un 7,5%, según datos de Tinsa. Ello, unido al crecimiento de los precios del alquiler, que se revalorizaron el pasado ejercicio una media del 8,9%, lo que constituye la subida más elevada de la serie histórica desde 2007, ha provocado que el acceso a la vivienda se dificulte, principalmente, para los jóvenes españoles. En este contexto se está produciendo un ‘boom’ en la compraventa de locales comerciales con el fin de transformarlos en viviendas.

Así, en Barcelona y Madrid es donde más calado está teniendo este fenómeno ya que en estas ciudades es en las que ha habido aumentos más significativos del precio de esta vivienda. Según el Ayuntamiento de Barcelona, hay 78.033 locales de planta baja y, al menos, 3.206 tienen uso de vivienda. Sin embargo, hace apenas dos años eran algo más de 1.100, lo que supone un aumento del 66%. La mayor parte de estos locales se concentran en Poblenou, Gràcia, Poble Sec, Raval y Born. En Madrid, por su parte, no hay estadísticas oficiales, pero fuentes del sector estiman que se han incrementado en torno al 35%, aunque esta subida es especialmente relevante en las zonas de Huertas, Latina y Malasaña.

Estos locales tienen, principalmente, dos tipos de compradores: bien fondos de inversión, bien parejas jóvenes que no quieren renunciar a vivir en la ciudad. «Es cierto que no suelen ser demandados por parejas con niños, pero sobre todo porque el tamaño de este tipo de locales no suele ser tan amplio como para formar una familia. Además, entra en juego el factor de la seguridad, ya que se tiende a pensar que, al estar en una planta baja, son más inseguros que una vivienda al uso, factor que gana un peso significativo cuando se tienen niños en casa, aunque esto no siempre suele ser así», sostienen fuentes de Gilmar.

El precio de compra de un local es hasta un 50% más barato que el de una vivienda, aunque este ahorro puede reducirse al 20 o 30% si ya se han hecho los trámites pertinentes para cambiar el uso del inmueble. Y precisamente ahí es donde pueden surgir las mayores complicaciones ya que los requisitos para legalizar estos inmuebles dependen de cada ayuntamiento e incluso puede estar prohibido por los estatutos de la comunidad de propietarios, lo que ha hecho que surjan un sin fin de agencias especializadas en realizar estos trámites.

n el caso de Madrid capital, por ejemplo, detallan desde Tinsa, la superficie útil del local debe ser como poco 25 metros cuadrados. Con esta superficie se podría realizar un estudio, es decir, una única habitación con funciones de salón-comedor-cocina más el baño. Si se quisiera segregar el dormitorio, la superficie útil mínima debería ser de 38 m2. Además, la altura libre debe ser al menos de 2,50 metros y el local debe tener una longitud de fachada mínima de 3 metros. Por otro lado, todas las piezas habitables (salón, dormitorio y cocina) deben tener ventilación e iluminación natural, con un mínimo del 8% y 12% respectivamente, con respecto a la superficie útil de la habitación a la que sirven, la cocina debe disponer de salida independiente de humos, independientemente del hueco de luz y ventilación y ningún punto del local debe quedar bajo la cota de la calle o de patios del edificio.

Excesiva burocracia

Una vez obtenida la licencia de primera ocupación es necesario acudir al notario para que redacte una escritura de cambio de uso y luego llevarla al registro de la propiedad para que registren este cambio. Sin embargo, no todos los locales pueden convertirse en viviendas, puesto que al tratarse de una obra nueva, debe cumplir con el CTE (Código Técnico de la Edificación), que puede impedir que se realice el cambio por superar el número de viviendas por hectárea superada, no poder cumplir los apartados de Accesibilidad (SUA) y de Salubridad (HS) o porque los vecinos no permitan el cambio de uso, ya que en algunas localidades como Barcelona y el área metropolitana, para solicitar un permiso de obras mayores es imprescindible tener la conformidad de la comunidad de vecinos mediante burofax.

Superar todos estos trámites, explican desde Fotocasa, suele tener un coste de entre 500 y 1.000 euros por metro cuadrado, dependiendo del estado del local, del tipo de materiales utilizados e incluyendo el precio la redacción del proyecto técnico, las tasas, licencias y las obras en sí mismas. Sin embargo, este desembolso es fácilmente recuperable. Los altos precios han provocado que la rentabilidad de este tipo de producto inmobiliario sea una de las más altas del mercado y de las que más crecerá este año, según asegura Knight Frank. De hecho, tal y como explica la directora general de Gesvalt, Sandra Daza, comprar un local en una zona ‘prime’ en España para alquilarlo ofrece una rentabilidad bruta de entre un 4,5% y un 6%.

Sobre Administraciones Corcho:

Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.

 

Solo el 1% de las viviendas son accesibles

Solo el 1% de las viviendas son accesibles

fuente: elmundo.es

Suspenso en la accesibilidad a viviendas

De los casi 10 millones de edificios destinados a viviendas, un 63% no son accesibles de la calle al portal porque tienen escaleras en ese punto

Las viviendas españolas suspenden en accesibilidad universal para personas con movilidad reducida o discapacidad, cuyos criterios cumplen un 0,6% de los edificios de viviendas. el dato se desprende del estudio La accesibilidad en las viviendas de España, elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Cátedra UNESCO de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili (URV) de Tarragona.

Los autores del estudio concluyen que a pesar de que en diciembre de 2017 finalizó el plazo para que las comunidades de propietarios cumpliesen con los requisitos de accesibilidad universal recogidos en el Real Decreto Ley de 2015 que exige el cumplimiento íntegro de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su inclusión social, no llega al 1% el porcentaje de viviendas accesibles, teniendo en cuenta las diferentes zonas del edificio, desde su acceso desde la calle hasta el interior de la vivienda.

España es el país miembro de la Unión Europea en el que más personas viven en piso (cerca del 7%). En total son 9,8 millones de edificios los destinados a viviendas, de los que un 63% no son accesibles de la calle al portal porque existen escaleras en este punto. Además, el 28% de las fincas tienen rampa, pero en algunos casos no es plenamente funcional.

La investigación, realizada entre más de 2.000 viviendas, desvela que el 14% de los edificios no posee portero automático y, de los que lo tienen, el 68% no es accesible para una persona en silla de ruedas.

«Se han evidenciado importantes carencias que impiden alcanzar una sociedad más igualitaria y justa en cuanto al acceso físico a la vivienda se refiere», ha indicado en la presentación del estudio el presidente de la Fundación Mutua de Propietarios, Miquel Perdiguer Andrés.

Los mayores de 70 años pueden forzar las reformas

El 70% de los encuestados desconocen la norma (artículo 10.1 Ley de Propiedad Horizontal) que permite a los propietarios mayores de 70 años o con discapacidad forzar adaptaciones de accesibilidad universal hasta un determinado importe, sin la necesidad del consentimiento de la comunidad de propietarios.

En este sentido, Sergio Nasarre, de la Cátedra UNESCO de Vivienda de la URV, ha apuntado «que la realización de las oportunas reformas deben ser asumidas por la comunidad de propietarios si se refieren a elementos comunes del edificio siempre que lo solicite un propietario en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad o mayores de 70 años. La rehabilitación debe ser razonable y su precio no puede superar las doce mensualidades ordinarias de gastos comunes, dado que todos los edificios deberían ya cumplir con las condiciones básicas de accesibilidad«.

No obstante, Nasarre ha indicado que «el problema es que es un parque de viviendas envejecido y, además, la crisis ha afectado a la solvencia económica de las comunidades de propietarios que en su mayoría arrastran problemas de morosidad», e incide en que «son necesarias más ayudas públicas para aumentar la accesibilidad».

El 25% de los encuestados encuentra dificultades al abrir el portal de acceso al edificio debido a su peso o por dificultades en utilizar la cerradura. Además, un 39% ha indicado que la puerta no se sujeta sola o se cierra demasiado rápido. Por este motivo, la accesibilidad de la puerta de entrada al edificio desciende al 44%.

Asimismo, el 22% de los edificios no tienen ascensor y los que sí cuentan con él, sólo en un 15% de ellos está incorportado el anuncio sonoro y el anuncio en braille de los botones está en un 63% de los casos. Por lo tanto, sólo el 7% de los ascensores son accesibles.

En cuanto a los buzones, en un 64% de los casos no puede accederse a ellos desde una silla de ruedas.

Zonas comunes

El estudio analiza también el grado de accesibilidad de las zonas comunes, desvelando que el 18% de los garajes son plenamente accesibles y que un 50% de los entrevistados considera que las plazas de aparcamiento no son adecuadas para una persona con movilidad reducida.

Las personas con necesidades especiales de accesibilidad no pueden tampoco disfrutar plenamente de áreas como la piscina o los jardines, dado que sólo se consideran accesibles el 54% de las zonas comunes.

Aunque un 40% de los encuestados cree que deberían hacerse mejoras de accesibilidad en su edificio, el desconocimiento legal y los motivos económicos impiden su materialización.

Este motivo económico se corrobora con el hecho de que el 10% de las obras de adaptación realizadas provienen de ayudas de la Administración pública mientras que el resto se sufraga con dinero de la comunidad o de los inquilinos.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.

Cuando el portero ya no está…

Cuando el portero ya no está…

fuente: elpais.com

¿Qué hacemos con la vivienda del portero cuando se jubile?

Muchas comunidades de propietarios aprovechan la jubilación del portero para suprimir este servicio. El destino del espacio que hasta entonces era su vivienda queda entonces en manos de la comunidad.

La vivienda del portero es un elemento común de la comunidad de propietarios. Por lo tanto cualquier decisión sobre este espacio deberá acordarse en junta de propietarios. Existen distintos tipos de mayorías para que una inciativa salga adelante: por unanimidad, mayoría cualificada o mayoría simple, será necesaria una u otra en función del supuesto de los enumerados en el artículo 17 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) encaje la propuesta presentada ante la Junta de propietarios.

Para calcular estas mayorías es necesario tener en cuenta ciertos requisitos exigidos por la ley. En primer lugar, antes de nada, que para votar en una Junta es necesario que los propietarios se encuentren al corriente de pago en la comunidad. Cada propietario supone un voto, de modo que si una misma persona tiene varios locales o viviendas de la comunidad no tenga más poder de decisión en la comunidad que cualquier otro propietario. Además en el caso de las mayorías cualificadas se añade el requisito de que esos votos representen esa misma mayoría de las cuotas de participación en la comunidad.

Por otro lado, los propietarios que no asisten a la Junta se computan como votos favorables a efectos del recuento de estas mayorías cualificadas exigidas, no así en las decisiones que requieran mayorías simple. De modo que las decisiones tomadas en Junta de propietarios deben notificarse a los no asistentes, que tendrán el plazo de 30 días naturales para oponerse. Es por este motivo que normalmente los acuerdos no se ejecutaran hasta que concluye este plazo.

Suprimir el servicio de portería

Tanto el establecimiento como la supresión de los servicios comunes de interés general para la comunidad, entre los que se encuentran los servicios de portería, conserjería o vigilancia, requerirá el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación.

Alquilar la vivienda del portero

Una vez que ha prosperado la supresión del servicio de portería, cabe plantearse qué hacer con ese espacio de la comunidad que era la residencia del portero. Una opción es su arrendamiento, opción que necesitará el apoyo de una mayoría de tres quintos de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación para salir adelante.

En este caso no se exige el voto unánime de los propietarios porque el arrendamiento no implica la desafectación del espacio, que sigue siendo propiedad de la comunidad y no se convierte el privativo de ninguno de sus miembros ni de un tercero.

Venderla

Otra posibilidad que se podría plantear la comunidad de vecinos es vender este espacio en el que vivía el portero. Esta decisión supone la desafección de un elemento común, lo que significa que ese espacio pasará de ser un elemento común a privativo de quien lo compre, y en consecuencia con la venta los vecinos transmitirán al nuevo propietario su cuota de participación sobre dicho espacio.

Además hay que tener en cuenta que todos los acuerdos que modifiquen alguna de las reglas básicas que definen las relaciones entre los propietarios de la comunidad, contenidas en el título constitutivo de la propiedad horizontal o en los estatutos de la comunidad requieren unanimidad. Por tanto, cualquier acuerdo que afecte a las cuotas de participación de los vecinos, que según establece el artículo 5 de la LPH está determinado en el título constitutivo de la comunidad, requerirá el apoyo unánime de los propietarios. Esto implica que también cualquier alteración de un bien común que suponga un cambio en las cuotas de participación de los propietarios de la comunidad requerirá el apoyo unánime de los mismos.

Convertir el espacio común en trasteros

En caso de que se pretendiera destinar un espacio común, como es la portería, para por ejemplo la construcción de trasteros para que, los propios vecinos o terceros externos puedan adquirirlos privativamente, estaríamos también ante una alteración del título constitutivo. Es decir, un elemento común dejaría de serlo, creando entidades nuevas de las que se pretende transmitir su propiedad. Si fueran los vecinos quienes compraran estos trasteros sus coeficientes de propiedad individuales se incrementarían al añadir los metros de cada trastero a los de su vivienda o local dentro de la comunidad. Por todo ello, es una medida que tiene que tomarse por unanimidad.

Sin embargo, si no se transmitiera la propiedad de esos trasteros a los vecinos y se mantuvieran como elementos comunes arrendados, o si en vez de hacer varios trasteros se mantuviera un único espacio de uso común en el que guardar por ejemplo las bicicletas de los vecinos, estaríamos ante un supuesto que encaja en lo establecido en artículo 17.4 de la LPH. Según este precepto, con el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación, se puede adoptar el acuerdo de realizar una nueva instalación. Sin embargo, si la cuota a pagar por cada propietario, como consecuencia de dicha instalación, excede del importe de tres mensualidades ordinarias, quien se oponga a dicha obra no podrá ser obligado a pagarla, ni se modificará su cuota de participación en la comunidad. Es más si ese propietario disidente desea posteriormente participar de la instalación, deberá de abonar su cuota en los gastos de realización y mantenimiento, actualizados con el interés legal del dinero.

Es más, si alguna obra realizada en la comunidad afectara directamente a uno de los vecinos al hacerle inservible para su uso y disfrute algún espacio de la finca, dicho comunero deberá comunicarlo al presidente o administrador antes de que se celebre de la junta, para que se tenga en cuenta que independientemente de que se llegue a la mayoría exigida para que prosperen las obras no podrán hacerse sin su consentimiento expreso.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.

Cómo vender tu casa en 24 horas

Cómo vender tu casa en 24 horas

fuente: pisos.com

El tiempo medio que tarda en venderse una vivienda en España está en 9 meses, según el último informe de Tinsa, con una amplia horquilla que va desde los 3 meses en Madrid y Barcelona hasta más de 12 meses en la mayoría de provincias. Sin embargo, si se necesita vender la casa en menos tiempo, es posible hacerlo en apenas 24 horas. La tecnología facilita este proceso a los particulares que quieren vender su casa.

La rapidez es el valor diferencial

Frente a los inversores tradicionales que compraban las viviendas al contado y cuyos anuncios aparecían en los portales, han surgido agencias online que realizan esta operación vía Internet con gran rapidez. Es otro campo en el que las proptech se están abriendo un hueco en el mercado inmobiliario, creando un canal distinto a los tradicionales canales de venta de viviendas.

A través de Internet, estas empresas recogen la información sobre la vivienda que se vende facilitada por el propietario. Tras analizar sus características se hace una oferta gratuita de compra en tan solo 24 horas. “Para hacer esta oferta contamos con un modelo de valoración basado en un algoritmo propio y big data”, comenta Francisco Moreno, fundador de Clicpiso.

Si el vendedor acepta la oferta, un experto inmobiliario visita la vivienda para “realizar la inspección técnica del piso y comprobar que los datos facilitados por el vendedor se ajustan a la realidad”, explica Ana Villanueva, CEO de Tiko. Superado este trámite, se procede a la firma de la venta de la vivienda. La operación se realiza en apenas unos días con la entrega del importe total de la vivienda.

Compran cualquier tipo de vivienda

Estas empresas no buscan un determinado tipo de vivienda, en cuanto a tamaño o antigüedad, solo se centran en casas de segunda mano que estén vacías. “La clave para hacer una oferta de compra de la vivienda es la posibilidad de venta posterior, porque compramos para reformar y vender”, matiza Gregorio Estévez, director de inversiones de Compropiso. El único requisito que se pide al vendedor es que quiera vendar la vivienda de forma rápida y pueda hacerlo fácilmente.

Las vías de captación de los inmuebles son dos. Por un lado, están los particulares que quieren vender rápidamente la casa por un traslado o cambio de casa, que contactan a través de la web. Y, por otro lado, están las agencias inmobiliarias que buscan comprador para la vivienda de su cliente.

Cómo calcular el precio de la vivienda

El proceso de compra se inicia cuando el cliente incluye los datos de su vivienda en la web. Con la información facilitada, las empresas hacen una oferta en menos de 24 horas. Esta oferta es fruto de la aplicación de distintas fuentes de información y herramientas de big data, que permiten a través de diferentes variables, conocer el precio de mercado del inmueble. “El precio se valora aplicando desde fuentes públicas como el Registro de la Propiedad, Catastro, Consejo de Notariado, Ministerio de Fomento, Instituto Nacional de Estadística, etc. hasta fuentes privadas como precios reales de agencias inmobiliarias, tasaciones, portales, etc.”, explica Villanueva.

La rapidez del proceso de compra no influye en fijar un precio de la vivienda más bajo, según los responsables de estas empresas, porque además en la oferta se incluyen también otros gastos. Para hacer una oferta formal por la vivienda, valoran sus posibilidades de venta posterior, ya que estos inversores compran vivienda de segunda mano para reformarla y ponerla de nuevo en el mercado. “El objetivo es hacer todo el proceso de reforma y venta en un plazo máximo de 6 meses”, según Estévez.

Una inspección de la vivienda confirma la oferta

Una vez aceptada la oferta por el cliente, se realiza la inspección técnica de la vivienda para comprobar el estado y dimensiones de la vivienda, las instalaciones, las áreas comunes y si la zona se corresponde con la información de sus fuentes de datos. A esta comprobación física se suma también la inspección legal de los documentos necesarios para la compraventa de la vivienda, como la nota simple y el certificado de eficiencia energética.

“Hemos elaborado una certificación que garantiza que las casas de nuestro catálogo cumplen con los estándares de calidad y no tienen vicios ocultos. Cumplen más de 100 puntos, que tienen en cuenta no solo asuntos estructurales y de calidad, sino también legales y administrativos”, señalan en Clicpiso. Comprobados todos los datos, se procede a hacer una oferta de compra en firme, con una validez de varios días, con el fin de agilizar al máximo los plazos.

Reparto de los gastos de la operación

Generalmente, en una operación de venta de una vivienda, el comprador paga los gastos de notaría, Registro de la Propiedad y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, mientras que el vendedor debe pagar la plusvalía, salvo que las partes acuerden otra cosa. En estas ventas, las agencias como compradores suelen asumir otros gastos que tradicionalmente corresponden al vendedor como los gastos de gestoría o el certificado energético.

En el caso de que la vivienda tenga una hipoteca no supone un problema, porque es una circunstancia que se conoce con anterioridad gracias a la nota simple. Previamente a la firma de la compra ante notario se procede a la liquidación de la hipoteca al banco, que debe entregar la carta de pago como justificante de la cancelación de la deuda. La cantidad restante se entrega al vendedor directamente el mismo día de la compra.

Comprar, reformar y vender

El objetivo de estas empresas es poner de nuevo en el mercado las viviendas con la mayor rapidez después de reformarlas, porque su modelo de negocio se basa en el volumen de transacciones, con menores márgenes en el precio de venta, pero con más número de operaciones. El plazo fijado para culminar todo el proceso de compra, reforma y venta es de 90 días con un tiempo máximo de 6 meses. “Además, nuestros inmuebles son actualizados y puestos a la venta con un año de seguro del hogar sin coste adicional para el cliente”, declaran en Clicpiso.

De momento, estas empresas funcionan en Madrid y Barcelona, pero sus expectativas son abrir nuevos mercados en los próximos meses. “Analizamos ciudades de más de un millón de habitantes con gran número de transacciones inmobiliarias, bajos costes de transacción y un mercado con grandes posibilidades de mejora”, explican en Tiko. “Lo que nos diferencia de un particular es que hacemos todo el análisis de la operación y el estudio de mercado en muy poco tiempo gracias al big data, lo que nos permite hacer una oferta firme de compra en 3 días”, matizan desde Compropiso.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.