Tel: 915 69 44 99 - 671 33 91 95 / Urgencias: 913 613 848 info@admicorcho.es
No estás solo si convives con tus vecinos.

No estás solo si convives con tus vecinos.

La soledad en las comunidades de vecinos

En los últimos tiempos prestamos singular atención a la generación millennial, que está formada por los jóvenes que llegaron a su vida adulta con el cambio de siglo, en el año dos mil. Pero obviamos otra generación, la de nuestros mayores.

La última Encuesta de Población Activa efectuada por el Instituto Nacional de Estadística apunta que en este país había 4.700.000 personas viviendo solas en dos mil dieciocho. De ellas,  más de dos millones eran mayores de 65 años. Una parte de la sociedad que, generalmente, quiere continuar en su residencia.

Cada vez brotan más opciones alternativas al modelo típico de residencia, como es el senior cohousing (comunidad autogestionada por un conjunto de personas mayores). Una comunidad de cohousing está formada por pequeñas residencias independientes y zonas comunes (comedor, huerto…). No solo comparten, sino asimismo se asisten y participan de las diferentes actividades. No obstante, se trata de una alternativa que, si bien fomenta la autonomía personal en un entorno participativo y social, aún no está muy arraigada en nuestra sociedad.

Por eso ahora debemos priorizar la convivencia en el espacio natural de los mayores, que prosigue siendo su residencia, generalmente integrada en una comunidad de dueños. Y aún hay mucho por hacer, tanto desde el punto de vista institucional como de cambio de mentalidad.

¿Qué tiene esto que ver con la administración de fincas?

El administrador de fincas está en contacto directo con los residentes de una comunidad, y puede ser consciente de la soledad en la que viven muchos mayores. Es suficiente con descolgar el teléfono de estos vecinos para saber que la llamada es sencillamente una disculpa para sentirse escuchados y comprendidos.

Solo en Madrid capital, más de doscientas cuarenta mil personas se hallan en una situación de soledad no deseada. Por eso el Ayuntamiento ha promovido un proyecto, cuyo enfoque está dirigido a advertir y mitigar, así sea a nivel de comunidad de propietarios o bien de distrito, la soledad no deseada. Y no solo de personas mayores.

En este proyecto, ejecutado en los distritos de Almenara (Tetuán) y Trafalgar (Chamberí), se usan herramientas que mejoran la salud y el bienestar de los residentes que se hallan solos. Y sobre todo para el acompañamiento individual, a través de la integración a actividades del distrito, facilitando el encuentro con otros vecinos o bien por medio de la participación en una red apoyo mutuo.

Volver a la cultura de «buena vecindad»

En estos tiempos de deshumanización creciente, se hace preciso regresar a aquellos tiempos en los que el vecino de puerta con puerta asistía a tu socorro en el caso de necesidad, te ayudaba con la compra o sencillamente te hacía compañía. Es preciso reactivar la «cultura de vecindad».

Es posible poner remedio a esta tendencia fomentando la convivencia vecinal. Te lo asegura tu administrador de fincas…

Sobre Administraciones Corcho:

Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.

Qué es el Coliving

Qué es el Coliving

Coliving: una manera de colaborar, convivir…o de compartir gastos

fuente: idealista.com/opinion

Desde una perspectiva simple se podría definir el coliving como un espacio físico que agrupa vivienda y lugar de trabajo. También podríamos ampliar su definición diciendo que se trata de un producto que da respuesta a las necesidades actuales. Veamos cuales son las razones de la aparición de este nuevo concepto, que resumimos en las 6 C:

Crecimiento de hogares unipersonales

El modelo familiar que conocíamos hasta ahora se ha ido modificando en los últimos años. Los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), revelan que en la actualidad existen en nuestro país más de un 25% de hogares unipersonales, lo que representa casi 5 millones de viviendas donde sólo vive una persona. Es obvio que nuestro panorama social se ha inundado de “singles” (solteros, divorciados, viudas, etc.), y este fenómeno crece un 2% cada año.

Costes de la propiedad

La posesión de una vivienda, y su mantenimiento, tiene unos costes fijos que han ido aumentado de forma paulatina en las últimas décadas. España sigue siendo, dentro de la OCDE, el país con mayor proporción de hogares cuyos usuarios son propietarios, pero el actual nivel de costes nada tiene que ver con el de hace años. Las continuas subidas del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, las limitaciones a la deducción por compra de vivienda habitual, las diferentes tasas municipales, y los crecientes gastos de comunidad, han cambiado la realidad para los propietarios de vivienda.

Comodidad

Las nuevas generaciones están dispuestos a pagar para que alguien haga aquello que les incomoda o les quita tiempo. El ritmo de vida actual y la inmediatez nos genera la necesidad, real o no, de priorizar nuestras tareas y obligaciones, delegando en otros aquellas cuestiones que no están en nuestra lista de prioridades. De esa manera nos centramos en lo que nos gusta, o debemos hacer, y no en aquello que nos desagrada o no podemos realizar.

Conexión

Hoy la tecnología está presente en nuestro día a día, nos pasamos horas frente a una pantalla de ordenador, y aunque esta herramienta nos conecta con todo aquello que deseamos, también nos aísla de las personas. La interacción humana necesita fomentarse a través de los espacios, ya sean de trabajo o de vida. Sin apenas darnos cuenta buscamos entornos físicos que faciliten esa conexión, y que generan ese sentimiento de comunidad y pertenencia, con personas que tienen nuestros mismos intereses o circunstancias.

Colaboración

Los últimos estudios realizados sobre la actividad profesional revelan que existe una progresión ascendente de autónomos en nuestro país, y se estima que para el año 2050 más de la mitad de los jóvenes querrá liderar su propio negocio. Una vez más la tecnología facilita que se pueda trabajar de forma remota, pero interactuar con otros es fundamental para evitar el aislamiento intelectual, y favorecer el crecimiento profesional.

Compartir

Se observa una tendencia clara a compartir servicios, cosas y lugares. Esto no sólo es más económico, sino también más responsable. Parece que las nuevas generaciones son más sensibles a los recursos limitados que tiene el planeta, y compartir es obviamente el camino para reducir el consumo de materiales y energía.

El coliving nace para dar respuesta a todas estas realidades, porque no suele haber una única razón para que surjan las cosas, normalmente siempre confluyen diferentes circunstancias. Estos entornos son mucho más que un lugar físico, donde las personas tienen su espacio privado  (cama y pequeña cocina) y disfrutan de espacios comunes (salones, terrazas, lavandería etc), ya que también se comparten experiencias y sinergias profesionales.

La gestión profesional de estos espacios resuelve muchas de las tareas diarias que nos resultan incómodas, y nos facilita servicios que de forma individualizada serían más caros, o no podríamos siquiera acceder.

Hoy ya es un hecho que estos espacios colaborativos, de vida y trabajo, tienen un público objetivo de profesionales nómadas, y ejecutivos itinerantes que pasan varios días a la semana en otras ciudades. Pero cada día se hace más evidente, y los estudios así lo demuestran, que los “singles” por debajo de los 65 años son las personas que más importe destinan al alquiler de vivienda.

Si además ponemos la mirada en la próxima década, observaremos como la generación del ‘baby boom’ en nuestro país, nacida en los años 70, llegará a la edad de jubilación con mucha energía y capacidad intelectual, ¿dónde crees que preferirán vivir? ¿en una vivienda solos?¿o en un ‘coliving’ dónde poder seguir ejerciendo su actividad profesional e intelectual en un entorno vital y colaborativo?.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

¿Por qué no habilitamos un trastero comunitario?

¿Por qué no habilitamos un trastero comunitario?

Cómo reconvertir un espacio vacío de un edificio en un trastero

fuente: idealista.com

Tu apartamento es muy coqueto, no cabe duda: tiene mucha luz, calienta enseguida en invierno, se limpia rápido… Cabe lo justo y, como tenemos tendencia a acumular, las posesiones ya no te entran en los armarios: ¡ay, si tuvieras un trastero aunque fuese modesto, cuánto te serviría de desahogo!

Entonces es cuando te percatas de ese espacio muerto de risa que existe en tu edificio: has consultado con el presidente de la comunidad y al parecer, es un espacio vacío, en el que no hay nada. ¿Por qué no transformarlo en trastero y que cada uno de los vecinos tenga un pequeño lugar de almacenaje? ¿Se puede hacer? ¿Cuándo no se podría?

Pues en cada ciudad puede ser diferente, analicemos el caso de Madrid: “En Madrid, por ejemplo, el trastero está definido como una pieza no habitable destinada a guardar enseres de la vivienda. Esto es importante porque ya sabemos que dicho espacio tiene limitado el tipo de almacenaje a esos enseres. Además, si queremos que no compute en edificabilidad tendrán que estar bajo rasante o bajo cubierta, de lo contrario, habría que sumarle los metros construidos a los del bloque y comprobar que no sobrepase los metros permitidos. De lo contrario, no sería viable”, explica Pablo García, de Atrezo Arquitectos.

Otro punto importante son los accesos, que deben ser independientes: “Los accesos deben ser desde zonas comunes del edificio y el número máximo de trasteros será de uno por vivienda. Si alguna de las viviendas del bloque es para personas de movilidad reducida, el trastero deberá tener un itinerario accesible”, añade.

Vamos con la superficie del trastero: “La superficie construida de cada uno será como máximo de 6 m2. Esta limitación ha sido establecida porque la superficie máxima no puede superar el 25% de la superficie de la vivienda asociada”, explica.

Pero no hay que pensar únicamente en un lugar para guardar enseres que te “estorban” en casa: ese lugar debe cumplir unas mínimas condiciones de seguridad, aspecto que habrá que tener en cuenta y no saltarse a la torera. Por ejemplo, incendios: “Se clasifican, según su superficie, en locales de riesgo bajo, medio o alto. Las condiciones que deben cumplir, dependiendo de este grado de riesgo, afectan a la resistencia al fuego de sus paredes, techos y puertas de comunicación. Por ejemplo, se exige una resistencia de 90 minutos en riesgo bajo y de 180 minutos en riesgo alto”.

También hay que tener en cuenta la ventilación: los trasteros deben poder ventilarse adecuadamente, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante el uso, de tal forma que se aporte un caudal suficiente de aire exterior que garantice la expulsión del aire viciado. “Se puede usar un sistema mecánico, híbrido o natural. ¿Cuál es el más conveniente? En cada caso se verá cuál es la mejor opción sobre todo ateniendo a su viabilidad”, añade.

Si en tu edificio tienes trasteros construidos hace tiempo y que carecen de licencia, se puede legalizar dicho espacio acudiendo a un arquitecto que realice el correspondiente expediente de legalización. Pero siempre, para que la cosa marche adecuadamente y que la comunidad no se lleve sorpresas, hay que ponerse en manos de profesionales expertos.

En Administraciones Corcho usted dispone de un Servicio de Asesoría Jurídica que puede asesorarle y ayudarle en sus cuestiones legales.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Las comunidades de propietarios frente a los pisos turísticos ¿qué se puede hacer?

Las comunidades de propietarios frente a los pisos turísticos ¿qué se puede hacer?

Prohibición de las viviendas de uso turístico en las comunidades de propietarios

La Audiencia Provincial de Madrid el 10 de noviembre de 2017 (SAP Madrid, sec. 10, 505/2017, de 10 de noviembre) dictó una sentencia relativa a las viviendas de uso turístico que tantos quebraderos de cabeza están causando en las comunidades de propietarios.

A modo de resumen, concluye que cuando una claúsula estatutaria señala que los pisos de vivienda podrán dedicarse exclusivamente a vivienda se está perfilando claramente que el objeto único al que pueden destinarse es al de vivienda habitual.

Asimismo, si expresamente prohíben que se destinen las viviendas a colegio, hospedería, fonda, pensión o cualquier otro destino análogo “in fine” debemos entender implícita la prohibición de destinar la vivienda a alojamiento turístico al tratarse de un destino análogo.

En las comunidades pueden darse dos tipos de situaciones:

  1. Si no existe aún ninguna finca en la que se esté desarrollando este tipo de actividad, es el momento de que la comunidad adopte el acuerdo de prohibirla puesto que para ello debe aprobarse una cláusula estatutaria por unanimidad al suponer una restricción o limitación del ejercicio de un derecho sobre la propiedad.
  2. Si en el edificio ya se está desarrollando este tipo de actividad, dado lo improbable de adoptarse el acuerdo, puesto que no vamos a contar con el voto favorable del propietario directamente afectado, deben adoptarse las medidas encaminadas a evitar este tipo de actividades.

Para ello, la comunidad puede:

  • Informarse en el Ayuntamiento si el propietario cuenta con la preceptiva licencia para desarrollar en su finca este tipo de actividad. En caso contrario, se procederá a denunciar los hechos.
  • En caso de ruidos, denuncia ante la Policía, así como en el Ayuntamiento para proceder a la medición de ruidos y corroborar si se superan los niveles sonoros permitidos en la normativa urbanística del municipio donde radique la finca.
  • Burofax al propietario y/o inquilino por parte del presidente apercibiéndole del cese de las actividades molestas.
  • Si persiste la conducta, la comunidad puede adoptar el acuerdo de iniciar el procedimiento regulado en el art. 7.2 de la LPH (acción de cesación).

Por ello es aconsejable que el Administrador informe a las comunidades de la idoneidad de aprobar esta cláusula y evitar que en el futuro se destinen las fincas del edificio a alquiler turístico.

Ejemplo de Cláusula estatutaria: “Las viviendas del edificio solo podrán tener como destino el uso de residencia habitual. No podrán desarrollarse ningún tipo de actividad relativa a colegio, residencia, clínica, consulta, oficina ni cualquier otro tipo de actividad que no tenga como finalidad el uso habitual de vivienda o que desarrollen actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas. Ningún piso o departamento del edificio podrá destinarse a hospedería, alquiler vacacional, apartamento turístico o vivienda de uso turístico que suponga la explotación de la vivienda como uso hotelero.»

Esta prohibición será igualmente aplicable a los locales, incluso, si se transforman en vivienda.

En Administraciones Corcho usted dispone de un Servicio de Asesoría Jurídica que puede asesorarle y ayudarle en sus cuestiones legales.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

 

Generar la electricidad en tu propia comunidad

Generar la electricidad en tu propia comunidad

La comunidad de vecinos ‘verde’: luz autogenerada desde el tejado al garaje.

Fuente: elmundo.es

Aunque para muchos sean sólo una fuente de conflictos, las comunidades de vecinos serán uno de los grandes campos donde se juegue la próxima transformación energética del país. El Real Decreto-Ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores aprobado por el Gobierno otorga a los edificios comunitarios un rol fundamental en el impulso de las energías renovables y los nuevos planes de movilidad sostenible.

Por un lado, el texto levanta las barreras al autoconsumo de energía y posibilita la instalación de fuentes alternativas de generación fotovoltaica en los tejados de las viviendas. La nueva regulación suprime los peajes por la conexión a la red eléctrica y reduce el coste de la inversión, acelerando su amortización e implantación.

Compañías eléctricas y bancos se han lanzado ya a por estas comunidades con planes de financiación de las instalaciones que facilitan el pago del coste con los propios ahorros energéticos que otorga su uso. «En ocho años la inversión para una instalación pequeña puede estar amortizada», explica Emilio Rousaud,director general de FactorEnergía.

El coste es muy variable al depender del tamaño del tejado. Cada kilovatio de potencia necesita alrededor de seis metros cuadrados y supone un coste de unos 1.500 euros. Es decir, para un tejado con de alrededor de 60 metros cuadrados, la inversión en placas para lograr una potencia de 10 kilovatios sería de 15.000 euros.

El texto aprobado por el Gobierno también permite que la energía generada por la instalación de autoconsumo sea destinada a los usos privados de los habitantes del edificio, y no sólo a los servicios comunes -ascensor, iluminación portales…- como hasta ahora. Esto ayudará a que los propietarios vean directamente al final de mes los beneficios de poder generar su propia electricidad en su factura.

El Garaje, próximo objetivo

La transición que comenzará en los tejados se extenderá luego a los garajes. Los nuevos planes de movilidad elaborados por el Gobierno abogan por la prohibición de los vehículos de combustión y el impulso de aquellos movidos por electricidad. El plan propone que las restricciones al tráfico comiencen antes de 2023 en las ciudades de más de 50.000 habitantes y que las gasolineras que más venden tengan operativas sus instalaciones de recarga 15 meses después de que entre en vigor la nueva ley.

De esta forma, los garajes colectivos privados se han convertido en el gran caramelo para las empresas energéticas. Los edificios tendrán que hacer la acometida para facilitar a los vecinos que lo requieran la opción de llevar la luz a sus plazas de garaje.

La comunidad tiene que pagar la obra -con un coste según el tamaño del garaje y la antigüedad del edificio de entre 300 y 2.500 euros-, aunque el puesto de recarga en último término iría con coste al particular que se quiera comprar un coche eléctrico. Los concesionarios están llegando a acuerdos incluso con las propias compañías energéticas para incluir el cargador en la venta del vehículo. «En Alemania ya hay seis millones de hogares produciendo su propia electricidad. Las oportunidades ahora en España son todavía mayores», concluye Rousaud.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.